¿Navegando o naufragando en Internet?

navegar_en la redPor: Darinka Martínez Jané

darinka@uci.cu

Cuando hablamos de la navegación, y se trata del mar, siempre aparece la pregunta: ¿qué hacer en caso de naufragio? Teniendo en cuenta los notables avances tecnológicos a los que estamos sumidos conscientemente y en ocasiones no tanto, me pregunto: en el caso de la Internet, ¿cuán alejados estamos de una complicada situación como la que supone el naufragio ante las redes sociales?

Entendiendo que a pesar de que no queramos, somos parte de lo que pudiera llamarse la infosociedad debido al fuerte impacto de las tecnologías en todo el mundo, este tema, más allá de pasar por la apreciación de quien le mire, nos señala que es menester de nuestra sociedad cubana, aunar recursos y personal para no caer vertiginosamente en las trampas de lo ilusorio creyendo que todo lo que representa Internet son perjuicios o en su contraposición, beneficios, de ahí que los entendidos en el tema, están llamados a la concientización popular en torno a las ventajas y riesgos del uso de las redes sociales.

En otros países, los índices de violaciones, raptos, desapariciones, condicionados por las redes sociales, son significativos, y han tenido un gran impacto. Al mismo tiempo, se reconoce también que las redes sociales ofrecen la posibilidad de llegar a todos los lugares, a todas las personas, siendo una herramienta para darse a conocer, y conocer a otros, para impulsar causas (sean éstas nobles o no), por tanto, pudiéramos decir que tienen un doble rasero, pero aún así, no es aconsejable desprenderse del no ser parte directa o indirecta de ellas.

De alguna manera los términos inforico e infopobre, tan inconmensurablemente resaltados en esta época cuando de tecnología se trata, pudieran verse reflejados también en nuestra sociedad, que amén de contar con una educación de calidad en todos los rincones del archipiélago, aún adolece de este tipo de servicio, no sólo en las zonas montañosas, también en algunas ciudades cuyas instituciones no tienen siquiera la posibilidad de acceder a la gran red de redes. Desde luego, estaríamos hablando de inforicos e infopobres en cuestiones de acceso a información, si bien la información proveniente de Internet no siempre es genuina y confiable, y sobre todo, apuntando con el dedo índice que esta situación no existiría si no estuviésemos condicionados por el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos.

Internet, y las redes sociales específicamente, son un espacio vital para defender la verdad de Cuba con argumentos sólidos; para mostrar al mundo que somos más que las harto conocidas carencias económicas o los inconmensurables sinsabores de toda índole que algunos enarbolan a golpe de desvalorizar todo lo gratificante y exquisito que nuestro proyecto económico-social posee. Es imprescindible, la apertura a este tipo de fenómeno y la flexibilidad, para lo cual se hace urgente la educación de aquellos que sí tienen la posibilidad de ser usuarios de las redes, puesto que inconscientemente, no sólo se pudiera llegar a ser víctimas de timos o agravios en el orden personal, sino que también se puede afectar la seguridad de la información laboral. Llevado a este último plano, más allá de mostrar el comportamiento organizacional que es menester incorporar al accionar cotidiano, tanto en la institución como fuera de ésta (ya que no por estar fuera del entorno físico se deja de pertenecer al lugar de trabajo), en consonancia con los objetivos organizacionales y para el logro de los mismos, las organizaciones laborales o de carácter político del mundo, pueden acceder a información de las personas a través de los perfiles de éstas en las redes sociales, detectando entonces: potencialidades de liderazgo, en qué medida un individuo ha asimilado la cultura organizacional de su institución, información de la organización, grupos y comunidades de los que los individuos forman parte, con quienes intercambian más y acerca de qué; así como cuestiones de índole personal tales como: necesidades, motivaciones, intereses. Todo ello, constituye información valiosa que se presta para lograr establecer colaboración profesional amistosa con los cubanos, o para el “robo de cerebro”, o “cazar talentos”.

Tenemos el gran reto, o la enorme tentativa de aprovechar este recurso que supone para el país un alto costo, y en parte, también un alto riesgo, aunque es indudablemente magnífico por el amplio abanico de facilidades que pone al alcance de nuestra mano. Siendo la nuestra, una nación que se ha dado a la informatización de la sociedad, es menester de nuestros profesionales entendidos en esta materia, llevar la luz de la sapiencia a cada cubano, porque ser náufragos o navegantes en Internet, es una responsabilidad individual y social, que implica educación popular e institucional.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Navegando o naufragando en Internet?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s