Voy a imprimir el Taj Mahal II

0000035566-01Lic. Katia Valdés Vallejo

kvallejo@uci.cu

En internet se encuentra una noticia muy fresca de que se reconstruirá la costa de Nueva York con una impresora 3D. Tras el paso de Sandy y los desastres que ocasionó en Estados Unidos, en la red de redes salió una convocatoria de un concurso (Change the Course) para reconstruir la costa de Nueva York. La ganadora, según lo anunció la New York City Econcomic Development Corporation (NYCEDC), es D-Shape, una impresora 3D capaz de fabricar un edificio. Estamos hablando de que muelles y diques serán fabricados con cemento y arena a través de una impresora, después de una reconstrucción virtual de todo lo destruido. Creo que podíamos ser muchos, demasiados, los incrédulos.

La historia tiene momentos cumbres en el desarrollo tecnológico, para el hombre primitivo el descubrimiento de cómo hacer fuego suscitó grandes modificaciones en su estilo de vida. Cada paso tecnológico tan decisivo como lo ha sido las invenciones de la imprenta, el teléfono, la fotografía, la radio, el cine, la televisión, la computadora, el internet, la bomba atómica ha provocado dudas y miedos ante sus buenas aplicaciones y por sus graves consecuencias.

Reza un refrán que el poder corrompe, el ser humano no es muy digno de las buenas acciones, y tenemos sobradas razones para argumentar esto, nada más hay que fijarse en los cambios climáticos desencadenando desastres naturales, en los pronósticos fatales para los no tan lejanos años y en los pocos planes sustentables que existen y son puestos en práctica.

Mucha gente avizora  que con la impresora 3D capaz de fabricar edificios, los empleos en la construcción (que hoy es un número considerable) disminuirán grandemente ocasionando una ola de despidos. Sumándose a toda esta revolución tecnológica los avances en otras áreas como la robótica, las computadoras que van a ir permitiendo prescindir del trabajo humano; por otro lado los adelantos en la medicina que parecen trazar también un cercano camino hacia la inmortalidad (ver en noticias de descubrimiento del gen del envejecimiento), las crisis que hoy nos son palpables e inminentes como el desempleo, las dificultades económicas, el alza de los precios, el índice de hambre y la pobreza en las naciones y clases pobres, en los países que no tienen desarrollo en qué pudieran convertirse en los próximos años.

Algunos existe la fe en que el desarrollo facilite la vida del ser humano, y en cierta medida se cumple, también hay que destacar que lo esclaviza en sus consecuencias. Por ejemplo, resultado del transporte: la contaminación ambiental. Alcanzar un estatus social y las comodidades que este proporciona, provoca sobrenecesidad de empleo, horas extras que al final se fija en la mente como el único principio y fin de vida, reduciendo la existencia a obtener dicho objetivo (muy propio del sistema económico capitalista).

Otro ejemplo lo encontramos en los medios de comunicación, principales representantes de las tecnologías: smartphones y tablets, donde la necesidad de tener el último modelo, el software más adelantado, el hardware con más aplicaciones acaparan toda la atención de los consumidores, llegando en  algunos casos ¨al hombre dominado por la máquina¨.

Una vez más se presenta el conflicto entre cuán bien hace el desarrollo tecnológico, hasta dónde el avance permite una vida más plena, cuánto se está pensando en el futuro realmente y hasta dónde  beneficia la tecnología. ¿La respuesta creo debemos encontrarla en conjunto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s