Gobierno de Estados Unidos protagoniza escándalo por espionaje sin ser castigado ¿por qué será?

espionaje en EE.UU.Por: Dunnia Castillo Galán

dunnia@uci.cu

¿Es ético o legal el espionaje? ¿Le está permitido a cualquier persona o país realizar esta práctica?¿Qué consecuencia pudiera ocasionar a alguien si se descubre que está espiando sin autorización alguna?

Disímiles son las respuestas a esta interrogante, pues aunque ante los ojos humanos espiar, o lo que es lo mismo, intentar conseguir información secreta de una persona, Estado o empresa de la competencia, es un acto penado según los distintos códigos de los países, cuando el protagonista del hecho es un pez gordo como los Estados Unidos (EE.UU.), las medidas correccionales comienzan a ponerse en dudas.

Para nadie es un secreto que en 1953, pese a las insustanciales pruebas, ese mismo país condenaba a los esposos Rosenberg a  morir en la silla eléctrica, acusados de haber espiado y entregado a la Unión Soviética el secreto para construir la bomba atómica.

Por otro lado, desde 1998 Cinco Héroes cubanos sufren injustas prisiones acusados de espiar a la mafia anticubana, aunque de esa forma evitaron actos terroristas contra miles de cubanos. Tampoco podemos ignorar que el ciudadano australiano Julian Assange, fundador del sitio WikiLeaks, lleva un año asilado en la embajada de Ecuador en Londres, pues si sale, será extraditado a Suecia y, posteriormente, a EE.UU., siendo investigado en el primero de estos,  por presuntos delitos sexuales, aunque todos sabemos que el “verdadero crimen”, fue filtrar informaciones sobre las atrocidades realizadas por EE.UU. en las guerras contra Irak y Afganistán.

Amén de los diferentes momentos históricos en que transcurrieron o están transcurriendo estos acontecimientos y de los protagonistas de los mismos, el supuesto cargo de espionaje  y la aplicación de severas medidas contra los “protagonistas”, constituyen el denominador común de todos estos hechos.

Sin embargo, varias son las noticias que durante los últimos días han girado alrededor del mundo que involucran a Estados Unidos en casos de espionaje contra sus pobladores, los usuarios de internet y figuras políticas de importancia como el entonces presidente ruso Dimitri Medvedev. No obstante, las consecuencias legales de estos hechos aún se hace esperar, pues estamos hablando del país fetiche, supuestamente el más poderoso del mundo, o por lo menos, así parecen verlo en el resto del universo, donde a pesar de su sinnúmero de violaciones a los derechos humanos y a la soberanía nacional de cientos de países, nadie logra ponerlos en su lugar.

Según información publicada hace algunos días por el periódico británico The Guardian, una orden judicial secreta fue emitida el pasado 25 de abril por el Tribunal de Vigilancia para el Espionaje en el Extranjero de esa nación norteña, mediante la cual se obliga a Verizon, la compañía de telecomunicaciones más grandes del país, a entregar  a diario a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la información de todas las llamadas telefónicas en sus sistemas, tanto dentro de Estados Unidos como entre este y otros países.

La orden –dictada para un período de tres meses que finaliza el 19 de julio próximo-, exige que se entreguen los números de teléfonos de los dos comunicantes, el lugar de la llamada, así como su duración, aunque no el contenido de la conversación; además de prohibir a la compañía revelar la existencia de dicha orden.

¿Cómo es posible que las intervenciones a teléfonos personales sean algo normal y legal y que se realicen sin al menos, tener en cuenta si los autores de las mismas fuesen sospechosos por haber cometido algún delito?

Un día después de que The Guardian sacara a la luz la noticia del espionaje en Verizon, el propioespionaje en las empresas de internet rotativo británico junto con el diario norteamericano The Washington Post, revelaron que la NSA también lleva casi seis años accediendo directamente a los servidores de las mayores empresas estadounidenses de internet como: Microsoft, Apple, Google, Facebook, YouTube, PalTalk, AOL, Skype y Yahoo.

A partir de un programa denominado PRISM, creado por la extensión de las leyes de espionaje bajo la Administración de George Bush y ampliado durante el mandato de Barack Obama, la agencia de espionaje y el FBI están accediendo y recopilando material que incluye contenido de correos electrónicos, historiales de búsquedas, archivos transferidos, así como contenidos de texto o vídeo de chats.

Mientras que en el caso que afecta a Verizon, solo se accedían a los llamados “metadatos” (entiéndanse números, hora, duración y otros aspectos técnicos), indudablemente el alcance de PRISM es infinitamente mayor, permitiendo acceder y recopilar contenidos de los usuarios.

Según detalla el diario español El Periódico, en principio la ley permite espiar sin orden judicial a los clientes que viven fuera de EE.UU. o a estadounidenses que se comunican con extranjeros, pero también abre la posibilidad de acceder a las comunicaciones dentro de EE.UU.

Al parecer -una vez interpretada estas regulaciones- los individuos de otros países no merecemos se nos respete la información personal publicada o enviada a través de internet, pues para monitorear y difundir su contenido, no es necesario ningún documento legal que lo ampare.

¿Será que no somos simples internautas? ¿Constituiremos todos amenazas para la seguridad nacional norteamericana?  O tal vez ¿estamos frente a una situación de catástrofe donde el caos y la necesidad de salvación inundan el acontecer diario? La verdad es que al parecer, estamos en medio de una novela de ciencia ficción, donde corresponde al pobre sufrir, mientras el imperio del norte impone su antojo, pues las leyes de protección de datos personales no tienen para ellos efecto alguno.

Otro hecho que vino a atizar el escándalo de espionaje protagonizado por los EE.UU. y que ahora trasciende sus fronteras,  fue la revelación de que las llamadas telefónicas y correos electrónicos de líderes participantes en la Cumbre del G20 de Londres 2009, fueron también monitoreadas por un equipo de la NSA que opera desde North Yorkshire. Según estas revelaciones, las comunicaciones secretas del entonces presidente ruso Dimitri Medvedev antes de su encuentro con el presidente estadounidense, Barack Obama, fueron interceptadas.

El periódico afirmó también que el gobierno del Reino Unido autorizó el espionaje a través de una operación que incluyó la creación de cibercafés para uso de las delegaciones, los cuales eran monitoreados secretamente por los servicios de inteligencia del Reino Unido.

Edward SnowdenEdward Snowden, joven de 29 años de edad y ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), se ha convertido en el nuevo héroe de las redes, al admitir públicamente, ser el responsable de lo que podría ser la filtración más importante de documentos secretos del gobierno en la historia de Estados Unidos.

Snowden, quien está actualmente oculto en Hong Kong, dijo que las filtraciones de prensa las realizó para mostrar su desacuerdo con las acciones ilegales de las autoridades de Washington y denunció, que le será imposible enfrentar un juicio justo en Estados Unidos, pues el Gobierno agotará todos los recursos para condenarlo como traidor.

En una audiencia ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso este 18 de junio, representantes de la NSA y el FBI expusieron que los polémicos programas secretos de vigilancia del Gobierno estadounidense evitaron más de 50 ataques terroristas en 20 países tras los atentados del 11-S, incluido contra Wall Street.

Partiendo de esas declaraciones parecería que el fin justifica los medios, sin embargo, el presupuesto maquiavélico no se ajusta a los postulados norteamericanos, sobre todo, siendo ellos los mismos que acusaron y condenaron a los Héroes Cubanos por causas tan similares a las que ahora profesan.

Una vez más los hombres justos y de moral se revelan ante la corrupción que impera en gran parte del mundo, protagonizada por países y gobiernos cuyos objetivos no son el bien ciudadano sino el enriquecimiento y poderío. Assange y Snowden, solo constituyen eslabones dentro de esta cadena de lucha, pero el espíritu no quedará aquí, pues el ejemplo se disemina por el aire como muestra de valentía e intento de transformación.

Corresponde ahora a todos revelarnos contra los poderosos y hacer valer nuestros derechos, pues como ya hemos visto en reiteradas ocasiones, las leyes no suelen estar del lado de la justicia sino del poder. La suerte, está echada.

Recomendamos leer:

El espionaje de EEUU recoge millones de registros de llamadas telefónicas

EEUU espía desde hace seis años a los usuarios de internet

 

Anuncios

Un pensamiento en “Gobierno de Estados Unidos protagoniza escándalo por espionaje sin ser castigado ¿por qué será?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s