Videojuegos cubanos: una propuesta sencilla

videoblogPavel Eduardo Barzaga De la Paz

cybermambi@gmail.com

El mercado de los videojuegos actúa como los demás grandes mercados: analiza a sus consumidores mediante técnicas para conocer qué les gusta y cómo quieren que les sea presentado el producto elaborado. Hablar hoy en día de la Sony PlayStation, Ubisoft, Square Enix, es referirse a grandes empresas que han ganado preferencia entre los “gamers” a nivel mundial.

 Y mientras esto ocurre en el extranjero, ¿qué pasa en Cuba?

En Cuba, los juegos se obtienen a través de varias vías: copias en casas de amigos o conocido, compras a particulares, o en los Joven Club. Existen los afortunados que preparan una buena computadora para poder jugar aquellos que piden altos recursos tanto de hardware como de software, mientras que otros más modestos económicamente se contentan con los que puedan “correr” en sus máquinas. Y otros, que tienen una consola de cualquier tipo, mientras más avanzada mejor, y dedican su tiempo de ocio a cumplir las “quest” o derrotar villanos.

 Aun así, en Cuba no existen poderosas producciones nacionales que estén a la altura de los juegos extranjeros más sencillos. Mucho se logró con la famosa Colección Multisaber; recuerdo haberme pasado horas en “Mi increíble cuerpo humano” tratando de no perder contra aquel esqueleto. Sin embargo, cuando era más pequeño y fui al trabajo de mi padre por primera vez, para que me quedara tranquilo me pusieron el Doom -famosísimo juego del género “shooter” de terror- y me encantó dispararle a los muñecos malos que me querían matar.

 Y he ahí el problema. Las creaciones cubanas están enfocadas a cultivar los conocimientos, la cultura del país, promover los valores humanos y morales de nuestra Revolución. Referente a esto, se crean los productos de software como la mencionada Colección, que fue una experiencia agradable para mi etapa de secundaria básica. Pero después conocí los Starcraft, los F.E.A.R, los Devil May Cry, los Silent Hill, los GTA. Y me dije: ¿por qué no sacar nuevos productos que mantengan los enfoques del software de entretenimiento cubano, pero actualizados? Ya contamos con más tecnología que en el 2005. Han pasado 9 años desde entonces, y creo se puede hacer un producto más llamativo, más divertido, y que al mismo tiempo nos eduque.

 Imagine que es un estudiante que va de visita al museo, pero se queda atrapado y la única forma de salir es a través de pruebas, que le pondrán personajes famosos de nuestra historia. Decidido a regresar a casa, y confiado de sus conocimientos, accederá al desafío que se le impone. Cada vez que termine las misiones, podrá cruzar a otra sala, o desbloquear nuevos objetivos, encontrará ítems ocultos que lo ayudarán más adelante, será perseguido por villanos que no desean que usted aprenda. Todo esto en una perspectiva de tercera persona, o sea, viendo al personaje de espaldas y desde arriba, en un escenario lleno de colores; corriendo a través de pasillos, eludiendo obstáculos, derrotando a los malos para llegar y ser felicitado por Hatuey; quien nos guiará hasta la otra sala donde nos espera Máximo Gómez para que lo ayudemos a cruzar la trocha militar.

 ¿Acaso no sería fascinante un juego así?, combinando la acción y el aprendizaje. Los niños lo amarían; incluso, se pudieran establecer niveles de dificultad en dependencia del nivel escolar del jugador aunque los mayores de la casa algún que otro día también echarían una partidita, “sólo por curiosidad”.

 Ese es el tipo de juegos que se deben crear y poner a disposición de todos. Y por supuesto, también hacer otros géneros: aventura, acción, fantasía, rol, estrategia. Sin perder el objetivo de enseñar y dando paso a la creatividad de los autores introduciendo nuevas historias capaces de atrapar a los jugadores. Estos géneros se explotan con fuerza en otros países, sobre todo por las industrias estadounidenses y japonesas. Sin embargo, están dirigidos a públicos con diferentes edades trayendo como consecuencia que los niños consuman violencia a edades tempranas mediante los videojuegos. Es por eso que mi propuesta está basada en realizar algo que guste, divierta a todos y a su vez, instruya, para que no crezcan jóvenes con tendencias a la violencia y otros aspectos negativos.

 Porque si hay algo que relaja a quien tiene computadora en su casa, es contar con un jueguito para “matar el rato”. Entonces, ¿por qué no brindar nosotros mismos las propuestas?

Anuncios

Un pensamiento en “Videojuegos cubanos: una propuesta sencilla”

  1. muy interesante, este articulo este mismo curso una profesora austrica impartio un postgrado sobre juegos y educación, y es verdad que es un camino despejado pero, se estan realizando algunas cosas, actualmente en la UCI, se estan realizando juegos educativos bastante vivos, este tema es bien grande y se conoce como gamefication.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s