Internet ¿para todos los cubanos?

Internet en Cuba Pavel Eduardo Barzaga De la Paz

cybermambi@gmail.com

 Después de tantos años considerándolo un sueño, finalmente tenemos en Cuba acceso a la llamada red de redes: Internet. Por supuesto, el servicio hay que pagarlo y no está disponible todavía en los hogares; en su lugar se debe asistir a las salas de navegación habilitadas para ello. Y si le agregamos el saldo establecido para regular las andanzas en la web, parece imposible poder revisar el correo y buscar alguna que otra información.

 Pero quiero que todos analicemos el nivel de accesibilidad de Cuba de hace 10 años y el de ahora. Compare cuántas personas podían emplear servicios online en aquel entonces y cuántas lo pueden hacer en nuestros días; cuántos tienen un usuario de correo, ya sea por su centro de trabajo, institución, o escuela; cuántos pueden emplear siquiera la navegación nacional, y/o acceder a Cubadebate y dejar un comentario. ¡No me digan que no hemos avanzado bastante! Que no toda la población puede hacer esto, es cierto. Todavía a los Joven Club de Computación de los municipios más lejanos, como los de mi amada provincia de Guantánamo, no ha llegado Internet. Aun así, las personas de las capitales provinciales pueden surcar la web y eventualmente, la informatización llegará a toda Cuba; lo cual es un proceso que necesita tiempo, recursos, disciplina, disponibilidad, y sobre todo apoyo del pueblo.

 Sin embargo, el objetivo de mi escrito no es hablar de un proceso tan complejo y necesario. Va enfocado a criticar las actuales posiciones y pensamientos emitidos por los cubanos en torno a un tema reciente: la posibilidad de acceder al servicio de correo Nauta… ¡en los teléfonos móviles!

 Sí mi amigo, ya puede cerrar la boca por el asombro. Desde hace varias semanas la Empresa de Telecomunicaciones (ETECSA) emitió un comunicado donde se especificaban las principales normas del nuevo servicio. En éste, se regulan las principales tarifas para medir el consumo, los dispositivos que podrían emplearlo, cómo configurar el cliente de mensajería para ahorrar dinero a los usuarios, entre otras condiciones y aspectos.

 Por supuesto, las críticas no se hicieron esperar. Podemos identificar dos grupos. En primer lugar, están los que ven este suceso como un paso de avance en el desarrollo tecnológico del país, aplauden la idea y admiten que las tarifas están un poco altas; pero que eventualmente como ha ocurrido con el resto de los precios, disminuirán. Son personas que emiten opiniones constructivas basadas en sus experiencias como usuarios, o trabajadores, y que además, reconocen que no todos los portadores de dispositivos móviles pueden hacer uso del correo.

En un segundo grupo, se encuentran las personas que no les gusta la idea y que dicen que los precios de las tarifas son una estafa creada por ETECSA para aumentar sus ganancias de capital. Aquellos que “defienden” al “pueblo humilde y trabajador que no puede permitirse siquiera adquirir un teléfono ¿qué decir del correo?”; los que abogan por que el servicio sea libre como en otros países; también se incluyen “ejemplares” que gustan de comparar la situación de nuestro país con la de otros más atrasados o con un peor sistema social.

 Yo, en lo particular, no poseo celular. Mi familia es humilde y no puede costearme la compra de un móvil, y mucho menos mantenerlo. Pero como nunca le he visto una utilidad práctica para mi persona, y mucho menos me dejo llevar por las tendencias especulativas modernas -“si no tienes móvil no eres nadie” y demás ejemplos de bullying- no me preocupo por tener celular. Antes quisiera tener una laptop para mis trabajos y mis estudios. Pero muchísimos de mis compañeros tienen teléfonos por “x” o por “y” motivos, y sé que a varios no les resulta fácil la parte de mantener la línea.

 Aun así, deseo que reflexionen: a ninguno de los que tienen celular, ETECSA les apuntó con una Magnum en la cabeza y dijo: “Si usted no solicita el servicio de correo en su móvil, se las verá mal”. ¿En algún lugar dice que es obligatorio tenerlo? Ya lo especifica el nombre, es un servicio que se le OFERTA y se le OFRECE a la población interesada en él. No quiere decir que esté exento de limitantes de varios tipos. Pienso que debieron extender el período de pruebas. Es cierto que los precios están altos, pero con el tiempo disminuirán. Les pido de favor que abran los ojos y descrucen los brazos, dejando de lado la actitud defensiva. Este suceso sí representa un avance para nuestro país, sobre todo en el campo de las telecomunicaciones.

 Ya lo decía al principio, esta es otra de las piedras en la construcción de la gran web de informatización que deberá cubrir a Cuba en unos años. Si nos centramos nada más en atacar el proceso y no aportar nuestra crítica constructiva o experiencias para que se hagan mejoras, no podremos cumplir el sueño del Comandante en Jefe y del pueblo cubano: el acceso a la red de redes por todos los cubanos.

Anuncios

Un comentario en “Internet ¿para todos los cubanos?”

  1. Todo eso está muy bien, es verdad que antes no teníamos esa posibilidad, pero hay que tener en cuenta los precios de las tarjetas Nautas, utilizadas para la navegación en los lugares que brindan el servicio de internet, solo para navegar una hora es un poco alto, y teniendo en cuenta también que si no hay mucho ancho de banda creo que no se podrá hacer mucho en solo una hora, y lo del correo en los teléfonos móviles es un gran avance también pero se podrá poner en cualquier tipo de celular o solo en los smartphones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s