¿Jóvenes vs nuevas tecnologías?

¿Esta nueva revolución beneficiará a la dominación o a las liberaciones sociales y humanas? ¿Traerá la abolición de toda trascendencia, la trivialización y una indiferencia pletórica de informaciones? ¿O será un instrumento para desarrollar las capacidades y cualidades de las personas y la sociedad?
¿Esta nueva revolución beneficiará a la dominación o a las liberaciones sociales y humanas? ¿Traerá la abolición de toda trascendencia, la trivialización y una indiferencia pletórica de informaciones? ¿O será un instrumento para desarrollar las capacidades y cualidades de las personas y la sociedad?

Dunnia Castillo Galán
1-04-2014

¡Con qué facilidad logran los niños familiarizarse con las nuevas tecnologías! Reflexionaba mientras escuchaba las historias de una amiga argentina que contaba como su Ernestico, de solo 2 años, domina lo básico del ordenador, la tablet y el móvil: enciende, apaga, juega y así otras actividades. Y es que no por gusto desde hace algún tiempo hablamos de la existencia de una generación nativa digital, que está naciendo y desenvolviéndose a la luz de las nuevas tecnologías y por tanto, es capaz de manejarla a la perfección sin mucho esfuerzo.

Si bien es cierto que Ernestico no es un niño cubano, y por eso tiene tantas posibilidades de acceso a todos estos equipos, la historia de los infantes y jóvenes de esta isla no está para nada lejos de esta realidad mundial.

Según el último informe publicado en 2013 por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el índice de penetración de Internet en los jóvenes cubanos es de un 51,6%, aunque que para sus efectos, el rango de edad es entre 15 y 24 años, dejando fuera a los cientos de muchachos y muchachas que arriban a los 30 años pero dominan y acceden a la red de redes desde puestos de trabajo y estudio.

Por otro lado, en habilidades de uso, el propio documento ubica al país en el puesto 14 a nivel mundial, entre los de mayores habilidades para acceder a las tecnologías, aunque este dato se calcula a partir de las tasas de alfabetización de adultos, de escolarización secundaria y de escolarización terciaria; y no a partir de un ejercicio práctico donde se mida realmente su capacidad para estas prácticas.

Varios son los ejemplos que evidencian como nuestros jóvenes se han crecido ante las carencias tecnológicas y aun así se han convertido en referentes mundiales en varios certámenes como la Competición Internacional Universitaria ACM de Programación (ACM-ICPC), en la cual se han mantenido entre los primeros puestos a nivel regional y mundial.
En la esfera nacional, diversas son las actividades que se desarrollan para fortalecer el acercamiento de una masa más homogénea a estas tecnologías, a pesar de que no es posible hacerlas llegar a cada casa. En este sentido, recientemente se desarrolló en el capitalino Palacio Central de Computación un Festival Juvenil de las Tecnologías, organizado por la Unión de Jóvenes Comunistas junto a varias instituciones del Ministerio de Comunicaciones, la red Cubarte, el ICAIC, y el MINED, entre otras.

Dedicado al XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, este primer evento posibilitó a los participantes compartir vivencias en tiempo real a través de La Tendedera, red social del país a la que por ahora solo se puede acceder desde los Joven Club; interactuar con cine en tercera dimensión, descarga de archivos digitales, navegación nacional por Wifi, producción de música electrónica y encuentros mediante redes sociales.

No obstante, a pesar de las evidentes posibilidades aportadas por el espacio, una limitación que merece ser señalada, es que actividades como estas necesitan salirse del entorno habanero para hacerse extensivas en toda Cuba.

Ahora bien, hasta aquí hemos hablado de habilidades y posibilidades de acceso, pero ¿no nos faltará algo? ¿Para poder habitar y sobre todo, sobrevivir ante la avalancha comunicacional impulsada por las nuevas tecnologías no se impone aprender a discernir?

Hace muy poco el célebre Fernando Martínez Heredia preguntaba en uno de sus escritos: ¿Esta nueva revolución beneficiará a la dominación o a las liberaciones sociales y humanas? ¿Traerá la abolición de toda trascendencia, la trivialización y una indiferencia pletórica de informaciones? ¿O será un instrumento para desarrollar las capacidades y cualidades de las personas y la sociedad?

Y es que si innegable es el desarrollo tecnológico, también lo es la banalización y superficialidad acrecentada a partir de estos equipamientos y la poca posibilidad de distinción desarrollada por un alto número de personas, fundamentalmente, jóvenes.

En un artículo divulgado por el sitio Soy Cuba se publica que el 42% de los adolescentes podría enviar mensajes de texto con los ojos cerrados. Y no se trata de personas con súper poderes, sino que este grupo etario es tan habilidoso con la tecnología y se encuentran tan apegados a sus teléfonos móviles que podrían mandar SMS sin mirar el teclado.

La cuestión se torna cada vez más compleja. Mientras unos se envician frente a la nueva golosina, otros se resisten a participar de ella en función de librarse del espionaje y la manipulación. ¿Lo conseguirán? Eso está por ver. En medio de un mundo tan interconectado, resulta un verdadero reto escapar de la mira ciberespacial.

No obstante, lo que sí defiendo a capa y espada, es que la solución no puede ser nunca ceder nuestra cuota de poder por miedo a las consecuencias, pues eso sería como no montarse en un auto, por temor a los accidentes del tránsito. ¿El reto? Aprender a navegar y vivir en medio del ciberespionaje tomando todas las precauciones pero no cediendo nuestro espacio.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Jóvenes vs nuevas tecnologías?”

  1. “Nada es veneno y todo es veneno, la diferencia está en la dosis”…y en el caso de las tecnologías en el uso que de ellas se haga. Las nuevas herramientas tecnológicas no son más que eso, herramientas, que pueden servir a cualquier propósito imaginable. En mi opinión ahora es más necesario que nunca comenzar el adiestramiento de los jóvenes desde las edades más tempranas no para desarrollar las habilidades para interactuar con las tecnologías sino para que aprendan a distinguir lo banal de lo relevante y hagan de estas herramientas el mejor uso posible en beneficio de la sociedad.

    Le gusta a 1 persona

  2. Estoy completamente de acuerdo con este artículo esta generación que está surgiendo hay que impulsarla y darles la oportunidad de borra en su totalidad el miedo al desarrollo y la tecnología. A utilizar aquello por lo que muchos han trabajado borrando las barreras y fronteras hacia el conocimiento absoluto. Para así lograr que la mayoría domine las nuevas tecnologías que se presentan hoy a nivel mundial.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s