Esta maleta se geolocaliza para que no la pierdas, mide su peso y carga tus ‘gadgets’

maletaPor: José Mendiola

“¿Por qué no se nos ha ocurrido esto antes?”. Si tuviéramos que recibir un euro por cada ocasión en la que se nos ha reprochado que no hubiéramos ingeniado una idea tan simple como la de Twitter, sin duda seríamos millonarios. Y algo podría aplicarse también a Bluesmart, una idea tan sencilla pero tan bien llevada a efecto que está pulverizando los registros de Indiegogo.

¿De qué estamos hablando? De una maleta tipo trolley, tan habituales en los pasillos de aeropuertos y estaciones de tren. Aunque parezca mentira, hasta la fecha, nadie se había tomado muy en serio la modernización de un elemento tan cotidiano como el equipaje de mano que nos acompaña en los vuelos y desplazamientos de corta duración. Pero un equipo de emprendedores, entre ellos varios argentinos, han dado con una solución que ha enamorado sin precedentes a los usuarios del conocido sitio de crowdfunding.

Y cuando hablamos de éxito, no se trata de una afirmación exagerada: el objetivo de la campaña se alcanzó en apenas un par de horas. Amor a primera vista. Flechazo instantáneo. Aquella idea era genial. La maleta con ruedas se adaptaba a los nuevos tiempos, y de una manera tan bien lograda que resultaba difícil resistirse.

Los primeros lotes de early adopters se agotaron en tiempo récord, y lo cierto es que económicamente compensaban: unos 200 dólares para los primeros pedidos en un producto que se comercializará cuando salga a la venta al doble de precio. El éxito sorprende más si cabe si consideramos que todavía falta casi un año para que se lance el producto al mercado, eso si no hay retrasos en los plazos previstos. Bueno, bonito y barato: ¿cuáles han sido las claves que han desatado la locura entre los compradores?

Bluesmart parte de un principio irresistible: la funcionalidad del producto. Hasta ahora, los fabricantes de maletas se habían preocupado de probar diferentes diseños y materiales, o mejorar los componentes de las mismas con cierres más o menos sofisticados o diferentes ideas a la hora de desplazar el producto. Todas estas mejoras han sido bien recibidas por el mercado, que las ha entendido como una evolución lógica de un producto que lleva ya mucho tiempo entre nosotros.
Sin embargo, nadie en los diferentes departamentos de I+D se había puesto realmente en el pellejo de quien de dos años a esta parte se dedica a patear los aeropuertos del mundo y cuáles son sus problemáticas. Los que recorran habitualmente los largos pasillos de las terminales y se las vean con la pesadez de los controles de seguridad, saben bien qué aspectos se pueden mejorar.

Una maleta conectada

Y que nadie piense en nuevas ruedas o más compactos diseños: las novedades giran, cómo no, en torno al smartphone. Como apuntamos, Bluesmart es un producto que atiende primero las necesidades del viajero y, basándose en ellas, modifica la maleta. La primera de ellas es, sin duda, la seguridad, entendida en un sentido amplio del término: el trolley se abre y se cierra con el móvil, y además cuenta con sensores de proximidad para automatizar este proceso.

Pero además cuenta con algo que agradecerán los miles de pasajeros que pierden su equipaje (bien sea por robo o por descuido de las aerolíneas) a lo largo del año: un GPS integrado que nos la sitúa en su ubicación exacta en la pantalla del móvil. Otra de las grandes carencias que soluciona este nuevo hit es la carga del móvil y tableta, y es que cuenta con una batería integrada que, según las palabras de sus creadores, permite la carga del móvil hasta en 6 ocasiones.

maleta2La última delicatessen del producto llega en forma de báscula integrada en el asa. Se habrán preguntado en infinidad de ocasiones si la maleta cumplirá los requisitos en peso para considerarse equipaje de mano: pues bien, tirando del asa del trolley conocerá, en la pantalla del móvil, claro, el peso exacto de la misma y así se ahorrará quebraderos de cabeza.

Una idea brillante y con una ejecución, sobre el papel, impecable. En el momento en el que escribimos estas líneas, el producto cotiza a casi un cuarto de millón de dólares frente a los apenas 50.000 que se solicitaron en el arranque. Y falta un mes todavía para el cierre del crowdfunding…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s