Acer: de una a cien pulgadas

Jason Chen, consejero delegado de Acer. / Albert GarcíaPor: Ramón Muñoz/ El País

Jason Chen está al frente de Acer, la cuarta compañía informática mundial, desde enero de 2014. Como él mismo recuerda, cuando fue designado consejero delegado habían pasado por ese puesto tres directivos en apenas unos meses. Bajo su mandato la compañía ha visto crecer sus ventas. “La crisis de gestión está zanjada, y la situación de la compañía, estabilizada. Estamos creciendo trimestre a trimestre a razón de dos dígitos, mucho más rápido que el mercado”, dice Chen en una entrevista con el EL PAÍS.

Acer es la mejor prueba de que el PC y el portátil no estaban tan muertos como muchos analistas predecían hace tan solo dos años, y que la tableta no ha resultado ser tan letal para el portátil. En 2014, el mercado de los ordenadores se recuperó ligeramente y la compañía taiwanesa supo sacar partido a esa situación consolidándose en el cuarto puesto detrás de Lenovo, HP y Dell, y convirtiéndose en líder en el mercado EMEA (Europa, Oriente Medio y África) y saltando a los portátiles de alta gama.

En este segmento, ha apostado fuerte por los Chromebook, un notebook de bajo precio que funciona con el sistema operativo de Google Chrome OS y alberga casi todas las funcionales en la nube. En menos de un año se han hecho con un 40% del mercado mundial. Los convertibles, o 2 en 1, capaces de convertir una tableta en un ordenador añadiéndole un teclado, también son un punto fuerte del catálogo de Acer, con su línea Aspire como prueban sus recientes modelos R3 y R4.

Ha convertido un fabricante de PC en una compañía multidispositivo

Pero, sin duda, la decisión que mejor define la gestión de Chen y que ha supuesto un viraje completo en la estrategia de la compañía ha sido la de ampliar la gama de dispositivos: de los ordenadores a pulseras para correr, smartphones (teléfonos inteligentes), phablet (móviles de pantalla grande) y tabletas.

“La definición de los negocios se está volviendo cada vez más borrosa y queremos ser una compañía muy flexible, y que la oferta de nuestros productos vaya desde una pulgada hasta cien: desde un wearable [aparato ponible], que puedes llevar mientras corres o caminas; a smartphones, tabletas, portátiles o proyectores de cien pulgadas. Tenemos que pasar de un tamaño a varios, de un color a varios, de una configuración a varias, de modo que cuando el mercado crezca, nosotros crezcamos aún más rápido”, dice Chen.

Y es que el máximo responsable ejecutivo de Acer considera que la frontera entre smartphones, tabletas y portátiles se está volviendo cada vez más difusa. “Actualmente el 99% de mis correos los leo desde el móvil, que tiene una pantalla de siete pulgadas. ¿Cómo lo llamas? Y luego están los dos en uno. Es una tableta, pero cuando le incorporas un teclado se convierte en un notebook, ¿así que cómo lo llamas? Lo importante es que todos esos dispositivos estén conectados, que cada uno se construya su propia nube para conectarlos”.

“Saldrán muchos de la industria del móvil porque solo Apple gana dinero”

Acer no quiso perderse el Mobile World Congress que se celebró el pasado mes de febrero en Barcelona, donde hizo su puesta de largo en el mercado de los móviles (presentó sus terminales Acer Liquid M220 y Liquid Jade Z), un segmento en el que apenas tiene un 1% del mercado mundial pero con importantes planes de crecimiento. “Lo terrible de la industria de los smartphones es que solo una compañía, Apple, está ganando dinero. El resto lo pierde, y cuanto más invierte más pierde. Así las cosas, no me avergüenzo de nuestra cuota de mercado del 1%, siempre y cuando mantengamos el equilibrio y crezcamos al doble o al triple que el mercado cada año como está ocurriendo”, afirma Chen.

El consejero delegado de Acer, que comenzó su carrera en Intel, en pleno despegue del mundo del ordenador, tiene una curiosa interpretación de lo que está pasando en la industria del móvil. “Hoy en día, la situación del sector de los smartphones es muy similar a la de los ordenadores hace 20 años. Estaban los gigantes premium como IBM y HP. Y luego había entre 50 y 60 compañías medias, que hacían ordenadores de marca blanca. ¿Y qué pasó después? HP tuvo que bajar los precios; e IBM desapareció junto con las marcas blancas. Y ahora solo quedan cuatro o cinco compañías en la industria del PC. La historia se va a repetir en los smartphones, es un déjà vu en toda regla. La historia se va a repetir. Apple es Apple, y a lo mejor, aunque ni siquiera estoy seguro de eso, aguantará. Y luego habrá otras cuatro o cinco firmas en el mercado”.

Chen se muestra convencido de que la fuga de compañías del mundo del móvil ya se está produciendo “porque no da dinero”, y confiesa que en el último año ya ha habido varias compañías que se han acercado a Acer para preguntar si estaba interesada en su negocio de smartphones.

Acer está entre las firmas que se quedan “porque se está moviendo en un modelo de gasto operativo de una sola cifra, tenemos el canal de venta —nuestros móviles se venden en 54 países— y una red de servicios global. Solo tenemos que seguir afinando el diseño, la interfaz, las funcionalidades y bajar los precios”.

La firma taiwanesa también quiere estar presente en el mundo de los videojuegos, aunque no va a dar el salto a las consolas. Cree que hay un público ocasional que quiere jugar un rato en su ordenador, y luego seguir trabajando. “Hemos sacado el V Nitro, que está teniendo mucho éxito porque es un fantástico ordenador para videojuegos, pero cuando te lo llevas a una reunión de negocios, no parece un juguete”.

Jason Chen va a contrarriente del sector también en su defensa a ultranza de Microsoft. Acaba de lanzar su último móvil (Liquid M220) con Windows Phone cuando la mayor parte de los fabricantes le da la espalda y apuesta por Android de Google. Y, sobre todo, cree que el nuevo sistema operativo de la marca fundada por Bill Gates —Windows 10— va a ser el principal revulsivo de la industria informática en 2015. “Lo que Windows 10 supondrá es una revolución de la industria: un modelo de desarrollo común para aplicaciones, lo que significa que los desarrolladores podrán diseñar las apps para todo tipo de aparatos, desde los wearables a los smartphones, pasando por las tabletas y los ordenadores. Ya no tendrán que crear muchas aplicaciones distintas para los diferentes aparatos. Hemos sido los primeros en darnos cuenta. Y vamos a tener una línea completa de aparatos con Windows”.

De España, Jason Chen tiene una imagen muy positiva, “de un país que tocó fondo y ha sabido resurgir y ahora está en plena recuperación y con cimientos sólidos”. A la compañía no le va mal aquí. En 2014, Acer creció alrededor de un 15% en el mercado español, y su plan es volver a crecer este año al mismo ritmo aproximadamente, aunque en segmentos como los smartphones pretenden duplicar las ventas.

Acer es la viva prueba de que al ordenador de sobremesa y al portátil le queda mucha vida por delante. “Declaro que seremos el último bastión. Aunque todo el mundo se vaya, nosotros seguiremos aquí”, dice entre irónico y desafiante el máximo responsable mundial de Acer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s