Diplomacia digital, mucho más que las redes sociales

diplomacia digitalEn numerosas ocasiones tendemos a simplificar los conceptos en exceso con el fin de facilitar la memorización y comprensión al máximo, aunque, lógicamente, nos dejamos fragmentos importantes por el camino.

Es el caso de la diplomacia digital, su adjetivo digital nos hace pensar inmediatamente en redes sociales y nada más. Pero, hay mucho más.

No sólo de redes sociales vive la diplomacia digital, sino también de otros  instrumentos entre los que destacamos los siguientes:

Páginas Web: interactivas, que llamen a la participación, que sean de fácil acceso y navegación en las que los usuarios se sientan cómodos y sobre todo encuentren información útil y se sientan partícipes de las mismas. La página web es el punto de acceso principal hacia todos los recursos online de los ministerios de exteriores o embajadas. Todo redirige a la web y de la web sale todo o casi todo. De hecho, me imagino en un futuro, webs personalizadas que se adaptan a las necesidades de cada ciudadano. Es decir, si estuviera en Francia, cuando entrase en la web del MAEC, introduciría mi usuario y contraseña y automáticamente la web del MAEC me informaría de las últimas novedades para españoles en Francia, trámites y documentos que necesitaría tener, fiestas y eventos de españoles, encuentros culturales, científicos o académicos organizados por la embajada o consulado, etc. De todas las webs de ministerios exteriores, la que más me gusta personalmente es la del FCO, muy visual, fácil de navegar e intuitiva, y sobre todo, muy enfocada al ciudadano.

Blogs: cada vez hay una mayor tendencia a que los diplomáticos abran su propio blog en el que cuentan sus experiencias, como por ejemplo el blog de Michael McFaul, embajador estadounidense en Moscú, el de Tom Fletcher, embajador británico en El Líbano, el de Carl Bildt, Ministro de Exteriores de Suecia, o el de Jesús Díaz Carazo, director de comunicación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), entre otros muchos. Lo normal es que los blogs estén alojados en los sitios web de sus ministerios de exteriores o embajadas correspondientes, como así hacen el FCO y el MAEC. Los blogs ayudan a humanizar a los diplomáticos y allanan el terreno para poder ejercer una influencia en la población civil extranjera a la que se dirigen.

Bases de datos, plataformas de crowdsourcing, foros de ideas e intranets: dos de los grandes potenciales que ofrecen Internet y las redes sociales son, por un lado, la recopilación y extracción de datos que se van almacenando en grandes bases de datos para futuros análisis; y por otro lado, la comunicación interna, fomentando la creatividad, intercambio de ideas y relaciones de compañerismo y colaboración.

En este último aspecto destaca el Departamento de Estado, que cuenta con un sinfín de iniciativas, programas y proyectos, como por ejemplo, Corridor (2011), una red social interna de networking profesional, diseñada intencionadamente como Facebook. Está orientada fundamentalmente a los profesionales de asuntos exteriores, pero también participa personal de otras agencias. Los miembros de la red pueden publicar información sobre sus logros profesionales o sobre su experiencia, así como ampliar sus contactos de trabajo, buscar compañeros con habilidades específicas, comunicarse de forma más relajada o formar grupos para comunicar y colaborar basándose en intereses profesionales y personales compartidos. También tenemos el SearchState (2004), un motor de búsqueda que permite al personal encontrar la información que necesita en los sitios web y bases de datos del Departamento de Estado.

El Innovation Fund (2011), creado por Hillary Clinton, su objetivo es alimentar las fuentes de innovación provenientes de los empleados. El mecanismo se activa cuando un trabajador envía una propuesta inicial sobre algún tema. Ésta es  revisada por un panel de expertos. Si la propuesta obtiene el beneplácito del panel de expertos, se solicita mayor información al autor, que tendrá que elaborar de forma más detallada su propuesta hasta la aprobación final. Una vez autorizada, al trabajador se le ofrece un presupuesto que se retira del fondo para que ponga en práctica su proyecto. Finalmente subrayamos el NIV Dashboard, una gran base de datos que facilita la labor de los agentes consulares en materia de visados. Si estáis interesados en conocer todas las herramientas e iniciativas del Departamento de Estado, os dejo por aquí el enlace a su web, y también os animo a que leáis el paper de Fergus Hanson, “Revolution @State: the spread of eDiplomacy”.

En resumidas cuentas, hay muchas formas de utilizar las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para contactar con los ciudadanos, así como para crear sinergias entre los servidores públicos de la diplomacia. Twitter, Facebook, Youtube, etc. son sólo un engranaje más en la gran locomotora que impulsa a la diplomacia digital.

(Condensado de agencias)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s